La espera y la sorpresa

Así como los viajes interminables son los más cortos, los menos planeados, el mejor carnaval no es de febrero, sino el de abril (o de junio, por ejemplo).
Quizás hay que pretender menos, no se puede esperar, sorprenderse y conseguirlo a la vez. Entonces habrá que elegir, si es que podemos, entre la espera y la sorpresa. La espera es fácil, porque es absurda.


Las grandes cosas, pasan así porque sí, de golpe. Lo difícil es conseguirlo y sorprenderse a la vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s