Perfil

Las horas, entre desafinada teoría política y una canción, discuten Gramsci y Piazzolla  y yo sin comprender aquello sigo con la misma misteriosa necesidad de descubrir el momento, de encontrar el minuto, ese instante a partir del cual surge aquello que antes no estaba, haciendo que nada fuera como antes.

Con pintura en los dedos, hojas en los párpados ó madera en las manos  a veces me siento tocar el horizonte y por momentos me veo envuelto en esa neblina que no nos deja ver ni a nosotros mismos. De eso se trata. Con ganas de quedarme y de salir corriendo, de irme y de llegar aún sabiendo que deseo partir. Pensando en aquello que vemos y en lo que no se ve…

Paraná, 26 de abril de 2012